Resumen de lo presentado hoy en el MWC 2017

 

No, oficialmente el Mobile World Congress aún no ha
empezado, sino que es mañana cuando se inaugura el congreso. Como es
tradición, la mayoría de las firmas del momento escogen el día anterior (hoy) para hacer las presentaciones.


En consecuencia, a continuación os vamos a resumir el extenso día de hoy, es decir, qué se ha presentado, quién lo ha hecho y toda la información resumida más importante al respecto.

Resumen del día previo al Mobile World Congress: Nokia, Samsung, LG, Huawei y Moto

Nokia

Nokia era quizás la presentación más esperada del día de hoy, ya que llevamos meses con el hype
de la vuelta del icónico fabricante a Android. En dicha presentación,
hemos dado la bienvenida a 3 móviles nuevos y nos han dado la noticia de
que el Nokia 6 va a ser vendido globalmente.
Concretamente, Nokia nos ha anunciado el Nokia 5, el Nokia 3 y el Nokia 3310 (2017), que al contrario de los otros dos, no es un smartphone, sino una versión renovada del icónico Nokia 3310 tan popular por su resistencia, su juego “Snake” y sus politonos.

Samsung

En segundo lugar tenemos a Samsung, que a pesar de conocer previamente que no iba a presentar el Samsung Galaxy S8, ha conseguido realizar una buena presentación de 3 productos:


 

 
 
  • Samsung Galaxy Book: la primera tableta de Samsung con S-Pen trabajando en Windows, además de soportar también un teclado extraíble


  • Gear VR Controller: una especie de “mando” para sus gafas de realidad virtual Gear VR

A más a más, Samsung nos ha dejado con el hype anunciando la fecha en la que el S8 va a ser presentado: 29 de marzo. A dejado caer alguna que otra indirecta, como por ejemplo, este vídeo que puedes ver a continuación:

LG

LG nos ha inaugurado la mañana de este día de presentaciones con su LG G6, el nuevo buque insignia con el que pretenden triunfar este 2017. Pantalla 2K de 5,7 pulgadas con aspecto 18:9, 3300 mAh de batería o una doble cámara trasera con gran angular son algunas de las especificaciones con lo que quieren intentarlo.

Huawei

Huawei ha seguido a LG con la presentación de más
buques insignia: los Huawei P10. El sucesor del popular P9 cuenta otra
vez con la colaboración con Leica para su cámara, pero en el caso del Plus tenemos 6 GB de RAM y el paso a la resolución 2K mientras que en el P10 “a secas” repetimos los 4 GB de RAM y la resolución Full HD.

Moto (Lenovo)

Motorola no podía ser menos y hoy nos ha anunciado la
continuación de su “gama G”: los Moto G5 y G5 Plus. Básicamente, se
trata de la evolución del G4 para 2017, es decir, siguen la misma línea de prestaciones decentes a un precio económico. Puedes ver todos los detalles en su artículo de presentación.
FUENTE: andro4all

via Blogger http://ift.tt/2mAsEaI

El Google Pixel XL genera más beneficios por terminal vendido que sus principales competidores

Google Assistant, Android 7.1 Nougat, un super hardware y un super precio
(y no precisamente por bajo), todo eso y mucho más se anunció en el
evento en el que los de Mountain View presentaron los Pixel y Pixel XL.
Los smartphones, fabricados por HTC, son unos gama alta con unos precios
que a muchos les tiró para atrás.

Quizás la mala costumbre de los Nexus 4 y 5, con sus precios tan
escandalosamente bajos, nos haya metido en la cabeza que los Nexus (y
ahora los Pixel) no deben ser tan caros como el resto de la gama alta.
Finalmente la realidad nos dió en toda la nariz con un precio para el
Pixel XL de 769 dólares.

No obstante, como cualquier terminal desde tiempos inmemoriales, tiene su coste de fabricación que, tal como veremos, es algo superior al de otros competidores.
En esta ocasión veremos los costes el Samsung Galaxy S7 (el pequeño),
el iPhone 7, el Huawei P9 y, por supuesto, el Pixel XL para hacernos una
idea. Todos los datos están sacados de IHS, cuya galería de tablas
verás al final del artículo.

Google Pixel XL de 32 GB, 285 dólares

Pixel Camara
El precio de fabricación el Google Pixel XL es de 285,75 dólares,
donde se incluye los costes de manufactura básica (7,75 dólares),
quedando el coste de materiales en un total de 278 dólares. Pero
desgranemos el precio de algunos de los componentes más importantes y
veamos cuánto se gasta la gran G en ellos.

El procesador, un Snapdragon 821, le cuesta a Google
50 dólares, un precio que chocará un poco cuando veamos un poco el del
Snapdragon 820, pero no nos adelantemos y sigamos. La batería Li-Po de 3.450 mAh, fabricada por LG Chem, sale por sólo 4 dólares, mientras que la pareja de cámaras cuestan 17,60 dólares.

Si pasamos al conjunto de memorias, tanto la NAND de 32 GB de Samsung como la RAM LPDDR4 de SK HYNIX cuestan 26,50 dólares.
Por último, la pantalla AMOLED de 5,5 pulgadas y resolución QHD (de
Samsung, obviamente) sale por 58 dólares. No nos podemos olvidar de los
10 dólares que cuestan el cargador, cable y adaptador que vienen en la
caja.

Samsung Galaxy S7 de 32 GB, 255 dólares

Galaxy S7 Edge
El primer buque insignia de este año de Samsung, el Galaxy S7, que salió a la venta por unos 670 dólares, costó fabricarlo 255,05 dólares incluyendo la manufactura básica (5,50 dólares). Lo primero que llamará la atención es el coste del Snapdragon 820, la friolera de 62 dólares, curioso cuando el Snapdragon 821 para el Pixel XL, como vimos, es de 50 dólares.

Atribuiremos esta diferencia de precio al paso del tiempo,
dado que los datos, provenientes de IHS, son de marzo y pueden haber
variado en estos meses. Por supuesto, no nos olvidamos de la versión
Exynos (son como Teruel, también existe), pero no hay datos de su
precio, con lo que deberemos vivir con el misterio.

La pantalla SuperAMOLED, de 5,1 pulgadas y resolución QHD, fabricada por la propia Samsung,
sale por 55 dólares, siendo el segundo componente más caro del terminal
(entre los dos se comen casi la mitad del coste de fabricación del
terminal). La batería, de 3.000 mAh Li-Po, fabricada por Samsung, cuesta
3,65 dólares.

Pasando a las cámaras, la trasera sale por 13,70 dólares y la delantera por 1,95 dólares.
Por la parte de las memorias, tenemos la NAND de Samsung de 32 GB por
7,25 dólares, mientras que la RAM (LPDDR4) de 4 GB sale por 25 dólares.
Por último, el contenido de la caja tiene un valor de 6,40 dólares.

iPhone 7 de 32 GB, 224 dólares

Iphone 7
Otro de los grandes competidores, y el mayor enemigo de Samsung, sacó
su buque insignia al mercado por 649 dólares en su versión más básica
(32 GB de almacenamiento), pero su precio de fabricación es de 224, 80 dólares. Si nos fijamos en su procesador, el Apple A10, fabricado por TSMC, les sale por 26,90 dólares.

El Apple A10 es un chip de cuatro núcleos construida en 16 nm FinFET,
arquitectura de 64 bits y una GPU de 6 núcleos. Pasando a la pantalla
IPS, cuyo fabricante no se menciona, de 4,7 pulgadas y resolución 1.334 x 750 píxeles, sale por 43 dólares, colocándose como el componente más caro.

En cuanto a las cámaras, el conjunto de 12 MP detrás y 7 MP delante
sale por 19,90 dólares, el fabricante no se menciona. Su batería Li-Po
de 1.960 mAh, fabricada por Huizhou Desay tiene un precio de 2,50
dólares, mientras que su memoria NAND de 32 GB de SK Hynix, junto a la**
RAM de 2 GB LP DDR4, fabricada por Samsung vale 16,40 dólares**.

Huawei P9, 205 dólares

Tabla Huaweip9
El primer buque insignia el año de Huawei, el Huawei P9, es el más barato de todos, tanto en precio de salida (alrededor de 600 dólares) como en el de fabricación 205,25 dólares,
que incluye los 6,50 dólares de la manufactura básica. El procesador,
el Kirin 955, fabricado por ellos mismos, tiene un precio de 27 dólares.

Su pantalla IPS FullHD de 5,2 pulgadas, fabricada por Japan Display,
sale por 27,50 dólares, colocándose, por sólo medio dólar, como el
componente más caro tras el procesador. Si nos pasamos a las cámaras y
módulo Bluetooth y WLAN, el conjunto (cámara trasera dual, delantera y
los módulos mencionados) se quedan en 19,50 dólares.

Las cámaras, por cierto, están fabricadas por Sunny Optical
Technology. En cuanto a la batería, cuyo fabricante no se especifica, de
3.000 mAh Li-Po, tiene un precio de 3,65 dólares.

Google, el que más gana por terminal vendido

Google2
Tras ver toda esta retahíla de datos de algunos (que no todos) de los
componentes y sus costes, la única conclusión a la que podemos llegar
es que todos tienen un margen de beneficios no demasiado lejano. El que más margen de beneficio tiene por terminal vendido es Google con 483,25 dólares.

Más de 60 dólares de diferencia hay entre el buscador y Apple, el segundo, con un margen de 424,20 dólares. Justo después, con 414,95 dólares de beneficio por terminal vendido, viene Samsung, quedando como el último Huawei con 394,75 dólares que se sacan de beneficio al vender su P9.

Como podrás ver, se han tenido en cuenta todos los precios de salida,
ya que los datos de los costes de fabricación son también del momento
de su salida al mercado, con lo cual éstos pueden variar en la
actualidad, sólo para que conste. También debemos tener en cuenta que
los beneficios se reducen si tenemos en cuenta costes de transporte,
publicidad, etc.

Creo que lo más llamativo de todo esto es que Google quiere ganar tanto dinero con sus smartphones como el resto de fabricantes o más,
y la prueba está en los beneficios que saca por terminal vendido,
mientras que el resto de fabricantes se mantienen más o menos en su
línea. Sí, yo diría que Google ahora es un fabricante más, sólo que no
tiene fabricas.
Foto de Tablas costes de fabricación (1/4) 
Foto de Tablas costes de fabricación (2/4) 
Foto de Tablas costes de fabricación (3/4) 
Foto de Tablas costes de fabricación (4/4) 

FUENTE: Xataka Android

via Blogger http://ift.tt/2fhmuw2

Huawei P9 tras un mes de uso: un terminal que mejora al dedicarle tiempo


http://ift.tt/1Sa7XtG

 

El Huawei P9
llegó hace unas semanas con la aspiración de hacerse un hueco entre los
mejores teléfonos de este año. Y argumentos tiene, entre ellos diseño,
novedoso sistema de doble cámara con certificación Leica y buen equilibrio en el resto de líneas.

En Xataka le hemos dedicado un tras un mes de uso para conocer lo que es capaz de ofrecernos el Huawei P9 con calma y centrándonos en apartados más concretos como pantalla,
sistema operativo o batería.

Lector de huellas y personalidad en el diseño

Algo que uno asimila que obtendrá al comprar un Huawei es el cuidado
por los materiales. Lo han hecho desde hace generaciones de sus
terminales y en el Huawei P9 no falta. Lo vimos en nuestro análisis inicial y lo hemos comprobado en este mes de uso.

El Huawei P9 es llamativo, está bien acabado y la
gente lo reconoce fácilmente. Es un terminal cómodo en mano, muy ligero y
suave en sus formas, y en este tiempo se ha convertido en el terminal de 5 pulgadas más manejable que hemos probado últimamente.

El
Huawei P9 no es solo destacado por su diseño y acabado. Nos ha
demostrado ser de los más manejables con una sola mano y con un sensor
de huellas rapidísimo

Es además un teléfono con personalidad y un buen lenguaje de diseño
que tan solo nos parece mejorable por el lector de huellas. Y no es por
su funcionamiento, pues me ha parecido el más rápido de los que he probado, sino por su situación en la parte trasera.
1366 2000 16
Allí tiene sentido porque es fácil de desbloquear pero no hace las veces de botón de inicio,
lo que me parece un error pues asociamos el lector de huellas a la
acción de desbloquear el terminal, pero para bloquearlo debemos cambiar
al lateral. No es algo que suponga un hándicap pero en este mes de uso
ha sido algo en lo que hemos pensado bastante.

Sobre la resistencia y calidad de los materiales, el Huawei P9 nos pide el uso de una funda. En este mes de uso hay señales clara en los bordes biselados, así como en la parte metálica trasera.

Pantalla y batería que puedes mejorar con algunos ajustes

En este mes de uso con el Huawei P9 he podido confirmar que si bien
la pantalla IPS tiene una buena calidad, como vimos en la review en la
que nos detuvimos en la tecnología Neo de Huawei, hay detalles con los
que he conseguido sentirme más satisfecho a nivel de calidad de pantalla
de este terminal.

Ya os contamos que el brillo de este Huawei P9 tenía margen de
mejora. Cuando estamos en exteriores echamos de menos un golpe de brillo
más grande para mejorar la visibilidad. Además en este mes de uso me ha
parecido que la adaptación del brillo automático no es todo lo rápida que me gustaría.
En general en este mes he acabado ajustando hacia arriba el brillo
automático y sobre todo en exterior he optado finalmente por mantenerlo
sin activar y al máximo para no tener que esperar a que se adaptara
cuanto quería consultar información de un vistazo rápido.
2560 3000 6
La pantalla del Huawei P9 es menos llamativa y espectacular que la de otros rivales
con los que tiene intención de competir en el mercado. Llama menos la
atención pero hay que decir que es más que suficiente que la gama en la
que compite.

Tocando
el tono y temperatura de color ligeramente en la configuración podemos
conseguir una pantalla más llamativa e interesante a la vista

Para compensar los tonos más apagados conviene que ajustemos
ligeramente la temperatura de color. Es lo que a mi me ha funcionado en
este mes de uso. El modo frío es el que más me ha acabado convenciendo.
Una vez escogido he jugado con la temperatura de color hasta encontrar
el equilibrio más aceptable entre un tono llamativo sin llegar a irreal.

Contener la resolución del panel le ha permitido a Huawei aprovechar
el procesador propio menos potente que las soluciones de Samsung o
Qualcomm y la batería. Ésta me ha parecido bastante justa para un
usuario intensivo, y además hemos echado de menos una carga de batería
más rápida. En la comparativa el Huawei P9 no quedó muy bien: más de dos horas es mucho para competir en el mercado.
1366 2000 18
Como nos ha pasado con la pantalla, hay pequeños trucos para poder sacar un extra de la batería.
En las opciones de energía encontramos un filtro para mantener bajo
control el consumo de determinadas aplicaciones, así como consejos para
optimizar la duración de la batería.

La
batería del Huawei P9 tiene margen de mejora, tanto a nivel de
optimización como sobre todo por una carga que no compite con las
mejores del mercado

Ahí podemos manejar aplicaciones y servicios que no nos damos cuenta
de que no usamos pero consumen energía que no queremos desaprovechar.
Hay algunas aplicaciones que vienen por defecto con EMUI y que probablemente que no vamos a usar
(como ha sido mi caso en este mes de uso), como Play Libros o servicios
de terceros. Mejor desactivarlas para ganar algo de autonomía.

Una cámara para disfrutar, no para disparar sin control

Ya os comenté con calma qué pretende el sistema de cámara doble de Huawei y cómo compite con la solución de LG. Y en la review ya os contamos que a nivel de interfaz o rapidez era de lo mejor del mercado. Lo corroboro: para mi es la interfaz más cómoda que he manejado nunca en un smartphone,
pudiendo tener acceso a los modos solo deslizando desde la izquierda, a
las opciones de cámara desde la derecha, y a modos manuales desde
abajo, justo encima del botón de disparo.

En este mes de uso, mi propósito era comprobar cómo afectaba a mi
manera de hacer fotos una cámara diferente como la el Huawei P9. Creo
que en el global está por detrás de la de los mejores del año.
Además la hemos usado menos para fotos en modo automático y a todas
horas, pero hemos compensando consiguiendo subir más imágenes diferentes
y creativas a servicios como Instagram.
 
1366 2000 17
El modo monocromático ha causado sensación entre amigos, que me
pedían retratos para sus perfiles en redes sociales. Y más de una imagen
nocturna que yo habríamos podido salvar ha acabado como una de las de
más “likes” en algunas redes sociales gracias a la magia del blanco y
negro, con un contraste fabuloso.

A
nivel global está detrás de las mejores del mercado pero es de las
cámaras de smartphones más creativas y la que creo que tiene la mejor
interfaz general

Más allá del modo monocromático, la cámara del
Huawei P9 nos da mucho juego para ir más allá en fotografía con
smartphone. Pasamos del apuntar y disparar y nos divertimos bastante con
el manejo virtual de la apertura para conseguir profundidades de campo
muy pequeñas, un RAW muy aprovechable o el modo de larga exposición.

En el lado contrario tenemos el modo de vídeo, que sin 4K ni estabilización, está también a un nivel inferior a rivales.

Capa Android con la que es posible llevarse bien

EMUI permite una alta personalización de Android en
los terminales Android pero también tiene buenas ideas que pueden
compensar que haya servicios duplicados. El truco está en que hay que
hacerse con él para poder sentirnos a gusto.

Uno de los primeros aprendizajes que hay que hacer tiene que ver con algo que hacemos mucho: la barra de notificaciones.
Por defecto al estirar con un dedo aparece esa barra y solo deslizando a
izquierda podemos acceder a los controles y configuración rápida. Es un
pequeño incordio cuando queremos ir directamente a activar o desactivar
la conexión Wifi.

Una solución directa es acordarse de que con dos dedos podemos bajar directamente esa capa de configuración.
Pero si preferimos usar un solo dedo, hay una opción para configurar
que al estirar desde la parte izquierda vayamos a las notificaciones, y
si lo hacemos desde la derecha, a configuración.
http://ift.tt/1XuDn60
Otra opción para aprovechar que es un terminal muy manejable con una sola mano es añadir un cuarto botón a la barra de Android
para bajar o recoger el desplegable de notificaciones. Pulsas con una
sola mano, ves si hay algo interesante, y sigues con lo que estabas
haciendo.

El lector de huellas, además de imprescindible en el día a día, podemos indicar al sistema que se pueda usar como touchpad.
No funciona con demasiados servicios pero sí para dos que me han
gustado: para el centro de notificaciones y para moverse por la galería
de imágenes de una forma eficiente y cómoda. Permitir una pulsación
que haga de botón de inicio no hubiera estado de más.

Si
llegas como novato a EMUI conviene dedicarle algo de tiempo a conocer
particularidades y las posibilidades de personalización de esta capa
sobre Android porque tu experiencia con ella puede mejorar bastante

A nivel de interfaz, no hay hub central sino escritorios
como en iOS. Aquí el lector de huellas resultaría muy cómodo para
moverse entre ellos, pero no es posible. De esos escritorios o
pantallas, por defecto hay tres, podemos agrupar en carpetas, pero sí
necesitamos más, bastan con hacer el gesto de pellizcar para poder ampliar esos escritorios o personalizarlos.

A la espera de ver cómo es la política de actualizaciones del sistema
operativo con esta capa tan intensa, un par de detalles más: en el
buscador de aplicaciones al que se accede deslizando hacia abajo desde
escritorio podemos tanto abrir la aplicación como darle al icono de la
derecha que nos lleva a la carpeta o sitio donde está anclada; en el
explorador de archivos, muy visual, podemos crear de forma sencilla y directa carpetas protegidas por contraseña o huella.
FUENTE: Xataka

via Blogger http://ift.tt/1XuDvm2